viernes, noviembre 14, 2008

Reflexiones: La tranquilidad de la ignorancia.

Hace unos años (no muchos), vivíamos en lo que podíamos llamar la "tranquilidad de la ignorancia". Había medios de comunicación, claro. Estaba la televisión, con un par de canales, los periódicos y por supuesto, también la radio. Pero hay que reconocer que la gran avalancha informativa se ha producido con internet. Muchas veces nos cuesta trabajo digerir todo lo que se nos viene encima. Basta estar suscrito a media docena de boletines de actualidad (de cualquier tipo) para comprobar lo que digo. La información es mucha y en numerosas ocasiones nos interesan demasiadas cosas, más, bastante más de las que podemos asumir. Así estamos generandonos un tipo de angustia muy típica de esta época. Basta asomarse a los cientos de miles de páginas web, los cientos de miles de foros (de todas las clases), por no hablar ya de los blogs, como éste desde el que escribo, para ver que es imposible, por muchos años que vivamos el ver todo lo que queremos.
Hace años el problema es que la información no llegaba. Vivíamos con lo que nos suministraban otros. Ahora somos nosotros los que buscamos lo que queremos y los que nos dedicamos a generar información. Tanta que es imposible cuantificarla, tanta que es imposible digerirla.

2 comentarios:

didgewind dijo...

quizás la diferencia en este caso es que puedes elegir lo que quieres leer, dentro del rango limitado que tenemos (porque como bien dices estamos saturados de información). Antes no existía esa elección, e incluso hoy en día, tanto los periódicos generalistas como las cadenas de televisión son todas la misma basura. Al menos tenemos internete.

Por cierto víctor, tiempo ha. ¿Todo bien?

Victor dijo...

Buena reflexión. Totalmente de acuerdo. Sí, todo bien, gracias. Mucho trabajo y poco tiempo. Espero poder pasarme más a menudo por este, nuestro rinconcito favorito. Un abrazo.