sábado, marzo 29, 2008

El placer de no hacer nada

Pasear. Eso es lo que llevo haciendo desde el lunes. En Alicante, en el Dragon, y ahora aquí, en Granada. Es muy fácil acostumbrarse a esta vida. Voy con el didgeridoo, por si se tercia tocar en algún sitio, o con gente, y una mochilita con algo de ropa, un libro, y el cuaderno de notas. Suficiente. ¿Para qué más?

Acabo de entrar en una tetería que me ha recomendado un chaval, al lado del Mirador de San Nicolás. El dueño ha dejado un té Brisa de Oriente en mi mesa, y tienen argilas. Igual me pido una, igual no. Igual sigo paseando, como algo, o igual no. Igual tiro mañana para el Raw Food Gathering, Healing Rainbow, en Nerja, o igual tiro para Madrid directamente.

Qué más da ahora. No tengo ninguna prisa. Qué sencilla es la vida cuando no es necesario decidir.

5 comentarios:

NANA dijo...

no hacer nada, pero teniendo dinero,no??.
Un saludo

kikE dijo...

dinero, si quieres, el mínimo. He conocido gente que lleva dos años recorriendo el mundo de comunidad en comunidad, compartiendo pan, amor y cama. si se quedan sin pasta, dan algún masaje, o tocan en la calle.

la vida es rica y misteriosa.

Ricardo dijo...

en realidad, la gente que hace todos los días lo mismo, tampoco tiene que decidir :(
A no ser que se replanteen seguir con la misma vida o dejarla, pero me da a mí que la mayoría de la gente no se plantea en serio esas cuestiones. Yo sólo lo hago en momentos de crisis.

Un abrazo y sigue disfrutando. Supongo que llegará un momento en el que necesites decidir.

Miranda dijo...

Pues a mí me da algo cuando no hago nada. Me gusta decidir, innovar, empezar y acabar las cosas. Claro que soy adicta al trabajo y odio las vacaciones muy largas. También es cierto que trabajo en lo que me gusta, así que me paso el día practicando un hobbie, realmente. Y además, con gente que lleva mi mismo tipo de vida, y todos constituimos un micromundo bastante alejado de la rutina y de la vida normal.
Los demás tienen hijos, yo tengo un robot :) que yo misma he creado. Vale, soy friki, pero feliz.

Anónimo dijo...

La cabra, la cabra, la puta de la cabra, la madre que la parió!!
Yoooo tenía una cabra, y la muy puta se murió!!!