lunes, abril 07, 2008

Historias de viajes

El otro día estuve hablando con un amigo que viaja mucho. Me contaba que en uno de sus viajes había pasado por un país cuya religión está muy basada en el sexo. El sexo desde el punto de vista de creación de vida y de dar placer.

En este país existía el matrimonio, pero no llevaba asociada ninguna exclusividad sexual. La fidelidad no sólo no era exigida, sino que era vista como una aberración y un "pecado" porque el deber de toda persona es dar y recibir placer de otros/as.

Lo más curioso que me contó es que conoció en un bar a un tipo al que le había dejado su mujer porque durante un año no había tenido relaciones sexuales con nadie más que con ella.

9 comentarios:

Victor dijo...

En nuestra sociedad, se puede considerar también esta opción a través de un grupo de personas denominados swinger, que ven el sexo como algo diferente, y que por supuesto no creen en la exclusividad ni en la fidelidad, aunque sí en el amor. Lo que ocurre que cara a la moral existente, estos grupos suelen estar bastante ocultos, y más en ciudades como ésta.

NANA dijo...

No está nada mal!! Voy a tener que dejar a mi marido, no??
Un saludo

Ricardo dijo...

Supongo que al final todo depende de los pactos a los que llegue cada pareja :)

Simplemente quería comentar cómo algo que consideramos normal puede no serlo para otros y viceversa.

(En realidad me lo he inventado, pero a lo mejor es real)

kikE dijo...

Pues sigue inventando.

Quizás, a base de inventar, consigamos que sea real.

Anónimo dijo...

Yo he frecuentado esto del swinger en Madrid. Lo que os puedo decir es que no es nada especialmente interesante en cuanto a la sexualidad, ni es otra dimensión ni nada relacionada con la libertad sexual.. es mucho bla bla bla.. (y mucho negocio)
Al final no son mas que clubs en los que el 90% de la gente que va es para intercambios de parejas, es decir que son malos tiempos para los "hombres, solos y heteros".. si es tu caso.
Hay muchas reglas... la primera es que si vas solo y eres tio de primeras te cobran una pasta que lo flipas(solo entrar). Luego dentro tu no puedes acercarte a ninguna tia, son ellas las que si pueden decirte, tu ni mu.. y claro lo mas normal es que al estar solo vayas a casa sin mojar.. ni conocer a nadie.. nose, como intercambiador de parejas wai, pero nada mas. A mi no me gustó.

Anónimo dijo...

Eso, como dice el padre de un amigo, ni es mucho ni es poco, es mentira.

reno dijo...

a mi me encantaria conocer este pais!!!
soy a la vez muy social y solitario pero ultimamente, sufro de solteritis: todos mis amigos se emparejaron ya hace tiempo y ya todos empiezan a tener hijos. Total: que les veo cada vez menos; se abren mas bien poco, se acabaro la profundidad de nuestras conversaciones; y salvo contadas excepciones, su amor y atencion solo se centran en un otro-unico. De ahi, que el cada vez mas me siento mas solo y con necesidad de encontrar tambien mi pareja con quien encerrarme y olvidarme...En cuanto al sexo, nuestra sociedad nos encadena a la frustracion precisamente haciendonos creer que somos mas liberales: hace poco lei un libro, La Sociedad Gay en el cual el autor (Brasas) recopila estudios antropologicos. Existe un pueblo en el que los hombres se suelen masturbar los unos a los otros mientras hablan de cualquier cosa (por ej. de sus amantes femeninas), sin ser vistos como "homosexuales" ni necesidad de definiciones. Nuestras fronteras cognitivas son tan rects y absurdas que las territoriales: nos limitan a nosotros mismos!!
Saludos

merteuil dijo...

No creo q en Espa;a la gente este preparada para un intercambio de cultura sexual con los habitantes de ese país. Aquí la libertad sexual es sólo de apariencia; no hay un real interés por proporcionar placer a la otra persona.Estoy hablando del sexo casual, no del sexo entre compa;eros. Aquí se cultivan más los cuerpos para ver quien caza más; para ser mejor cazado.Se lleva menos lo de aprender a compartir y transformar nuestra energía para disfrutar más de ella. Se busca más el placer de uno mismo, en ver a la tia/o buena/o como objeto sexual con el que disfrutar y no al que hacer disfrutar. En todo caso por ensanchar nuestro ego. A partir de aquí empiezo a diferenciar por géneros ya que la naturaleza quiso necesario el orgasmo masculino y opcional el femenino en el acto de la procreación; quién controla la duración del coito es el género masculino. Lo que da al hombre mayor seguridad a la hora de llegar al clímax. Y le deja más veces en la situación de dar el acto por terminado cuando su necesidad ha sido cubierta...y la opción de seguir en ello para que el femenino no sea sólo opcional.

Algunas religiones eligieron que el orgasmo femenino fuera pecado. Otras que lo normal fuera un hombre con 100 mujeres y no al revés...En que cabeza cabe? Digo yo que en todo caso sería mucho más fácil y placentero para una mujer estar con 100 tíos. La naturaleza hizo a las mujeres multiorgámiscas...

Recordando una conversación con Didgewind...comentando que si a las tías les gustara follar más todo iría mejor... que si los tíos deberían preocuparse por follar mejor...que si las tías deberían hablar más y fingir menos...En un polvo de una noche es más probable que quedemos insatisfechas así que supongo que a veces da pereza.A los tíos les da mucha menos porque, de lo malo, se van corriditos.

Bueno, la respuesta está en este país: si el sexo se utiliza para el intercambio real de placer, como algo natural, sin implicaciones emocionales, seguro que a las tías les gustará follar tanto como al que más. Y fluyendo tanta energía en el ambiente seguro que todos están muy felices.

Qué pena que te lo hayas inventado,je!

Ricardo dijo...

Merteuil, que me lo haya inventado no significa que no sea real. Hay culturas para todo por ahí. Pregunta a alguien que sepa de antropología y seguro que tienes información para sorprenderte durante un rato.

En lo que se refiere a relaciones sexuales e intercambios de placeres, creo que cada persona es un mundo. Sí que puede resultar en una gran mayoría como tú dices, pero te puedes encontrar tíos de todo tipo y tías de todo tipo.

Me gusta repetir una frase que me dijo una amiga una vez: "a mí un 1-0 sólo me lo hacen una vez".

Sería un tema largo para hablar. Habrá que inventarse alguna historia. :D