sábado, marzo 28, 2009

¿Voy al revés?

Voy al revés
- ¿nos tomamos un café?
- prefiero té
- mejor dos cervezas
- para mí un tinto con limón

Voy al revés II
Mis padres me cuentan que de chico me montaron en unos coches chocantes para niños, de estos que tienen una salchicha en el medio y todos los niños dan vueltas alrededor. Según parece a la las pocas vueltas me aburrí de dar vueltas en el mismo sentido y cambié para ir al revés que todos los demás. El encargado enseguida me llamó la atención para que me diera la vuelta y seguir con los demás.

No voy al revés
En realidad no voy al revés. Terminé mis estudios hasta la universidad, tengo un trabajo estable, una pareja estable, pretendo formar una familia... En las decisiones importantes de la vida parece que voy a favor de viento, sólamente en algunos detalles, a veces, me doy la vuelta para sentir el viento en la cara.

¿Voy al revés?
¿Al final las cosas importantes de la vida no son los detalles?


3 comentarios:

merteuil dijo...

No, no vas al rev'es, la vida esta en los peque;os detalles y cuando uno se deja arrastrar "camaron que se duerme se lo lleva la corriente" que dec'ia mi abuela o "comfortably numb" que dice pink floyd.
A mi nunca me dejaban ir descalza de peque;a en casa en invierno y cuando tenia q ponerme las zapatillas me sentia prisionera y las dejaba por ah'i, que lucha!...ahora vivo la mayor parte del tiempo en sitios donde nadie te mira raro por ir descalza por la calle...
Si uno est'a convencido de que quiere probar a ir del reves s'olo tiene que darse la vuelta y hacer el camino deshaci'endolo.
Just be down under!You flip out!

didgewind dijo...

Exáctamente, no es que tú vayas al revés, es que la gente con la que te ha tocado vivir van al revés que tú; si estuvieras en otro sitio, te mirarían raro si pidieras café en vez de té, o cerveza en vez de un tinto con limón.

Ricardo dijo...

En realidad a mí me gustaría ir "al revés" y no ser uno más. Entendiendo por ser uno más a alguien que se ha adaptado, tragado o dejado imponer las reglas de esta sociedad. Lo que yo me pregunto es hasta qué punto me adapto a un mundo que no me gusta (y por lo tanto no lucho) y hasta qué punto no me dejo cambiar y por lo tanto establezco una "diferencia". Al final nunca tengo muy claro en qué punto estoy.
Supongo que algo hay, pero que queda mucho por hacer.