lunes, abril 23, 2007

LA ESTUPIDEZ

LA ESTUPIDEZ


Discutía (de discutir: examinar atenta y particularmente una materia desde diferentes puntos de vista) el otro día con un amigo, sobre lo peligros que puede entrañar la estupidez. Él decía que si los estúpidos no son malas personas no hacen daño a nadie. Yo, que la estupidez en sí misma, acompañada de maldad o no, entraña innumerables peligros. Sobre todo cuando viene en masa.

Las mentes malignas, las deseosas de poder, las que por desgracia van acompañadas de cierta inteligencia, se toman su ventaja rodeándose de otras que no lo son tanto. De hecho cuánto más estúpidas mejor, más fáciles de manejar. Para llegar a gobernar cualquier micromundo basta con aprovecharse de la ignorancia ajena y con bellas palabras engañarla y llevarla al terreno que se pretenda. Quién no tiene en la cabeza la imagen de los gorilas de turno, que dirigidos por un supermafioso, se encargan de los trabajos sucios de éste, de liquidar cuentas vaya. Con sus brazos de culturistas y su escaso cerebro reparten ostias a mansalva. En el mejor de los casos... porque si a estos idiotas les damos un arma les convertimos en idiotas peligrosos, es decir, asesinos en potencia. ¿Qué sería de las mafias si no existieran estas mentes huecas que matan por ellos? ¿Qué sería de las religiones sin la masa que tiene fe ciega en ellas? ¿Qué sería de los partidos políticos sin sus incondicionales?

“Sólo los peces muertos siguen la corriente del río” que, antropomórficamente hablando, equivale a “sólo los que no se paran a pensar son capaces de defender a muerte las religiones, el fascismo, las fronteras....” Que cada uno crea en su Dios como apetito del alma, por ese afán que tiene el ser humano de trascender de sí mismo, me parece un derecho o libertad fundamental; está claro. Pero el ser militante bien de una religión bien de un partido político, creyendo en todo lo que te cuentan, sin pararte a pensar en todo lo que implica tu acto de fe (muertes en nombre del Dios que sea, guerras, atentados....) es algo propio de gente que no se para a pensar mucho (por no ser radical y decir propio de gilipollas) o si no, no lo entiendo. ¿Cómo si no un católico puede estar de acuerdo con la no utilización del preservativo? ¿Cómo alguien de derechas puede justificar que los homosexuales sean menos personas que los demás y que por tanto tienen menos derechos y no deberían ni salir a la calle a besarse? ¿Cómo un socialista puede apoyar un partido que no se preocupa por el obrero sino sólo por la economía de un país? ¿Cómo un policía puede aceptar que en su trabajo esté permitido pegar indiscriminadamente? Yo pensaba que los religiosos deberían ser buenas personas porque sí y no porque se lo exijan los líderes humanos de su religión amenazando con la culpabilidad y el pecado. Yo creía que los socialistas abogaban por la clase obrera. Yo creía que la policía estaba para defender a la gente. Yo debía creer en definitiva que todos éramos un poco más coherentes. Pero cada vez estoy más convencida de que la estupidez humana crece a pasos agigantados y con ella nuestra destrucción.

Así que me ratifico, la estupidez es incalculablemente peligrosa. En nombre de ella el mundo avanza como avanza y para mí, que puedo ser muy estúpida a veces pero por lo menos pienso, este progreso es más bien un retroceso. Y los estúpidos, por muy inofensivos que parezcan, son sus grandes partícipes.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

hacía años que deseaba escuchar esto de alguien... si, la estupidez es un arma de destrucción masiva... no podía estar más de acuerdo contigo.

cariños
clementine

Ricardo dijo...

sinceramente estoy bastante de acuerdo contigo con un par de salvedades, llamar socialistas a los votantes del partido socialista me parece equivocado (aunque no es importante). Lo que sí me parece importante es la posición en la que te pones (me pongo también) de decidir que tú no eres estúpida y (algunos de) los demás sí.

Siempre me ha causado dudas pensar así, aunque pienso así. No lo puedo explicar mucho más.

Por otra parte me he visto planteándome la misma cuestión sorprendido de que la gente sea de un partido político como de un equipo de fútbol, sin importar lo que diga el partido. Incluso gente inteligente que en lugar de utilzar su mente para criticar, tener ideas propias... la utiliza para justificar planteamientos de su partido injustificables.

Me podría extender mucho más, pero creo que es suficiente. Luego me dicen que tengo mucho palique :)

Ricardo dijo...

Otro comentario más :D
La estupidez se promueve desde el poder, no es casual.

Supongo y espero que muchos hayáis leído 1984.

Anónimo dijo...

hola........por lo que acabo de leer , digo a esta mujer hermosa por lo cierto que me encantaria conocerla para conversar un rato mirandola a los ojos......muchos saludos para ti.

Anónimo dijo...

Me parece que, aún más peligrosa que la estupidez humana, es la capacidad de algunos de ponerse por delante del resto de la humanidad, de saberse mejores, de permitirse dar lecciones... Me resulta altamente contraproducente, porque tiende a inhabilitar el entendimiento, la humildad, la autocrítica, el avance... Todos tenemos aspectos positivos y negativos. Seguro que unos más que otros... Prefiero apoyarme en esta idea, para sacar lo mejor de nosotros mismos... Me parece una estupidez parase a hablar de la estupidez de los demás. Te coloca en una situación de víctima autocomplaciente y jueza de la humanidad, que yo rechazo. Disculpad la dureza de mis palabras, que probablemente llegan a destiempo. La mía es sólo una opinión, más que discutible. Y la vierto en estas páginas porque considero que en ellas escriben gentes interesantes, con capacidades. Pero que no tienen porqué ser mejores que la media...Gracias por escribir y compartir vuestras reflexiones. Para mí es todo un lujo acceder a ellas, aunque prefiera colocarme en otro terreno de vez en cuando...

kikE dijo...

No creo que se trate de ponerse por encima de nadie. Hay gente que es estúpida y gente que no lo es. Y gente que a veces sí y a veces no.

María dijo...

Claro que hay gente estúpida o que todos a veces hacemos o decimos estupideces, hasta ahí, deacuerdo. Pero me parece que este post no trata de decir eso, me parece que habla de la estupidez como condición humana, asociada a determinadas profesiones y creencias politicas o religiosas, y eso me parece peligroso. Se puede estar en desacuerdo con miles de historias y desde ahí ya depende la capacidad y las ganas que se tengan de debatir y rebatir, pero englobar y catalogar desde fuera no es que me parezca estúpido, más bien, resulta inverosimil, carente de realidad. No cambia nada, no transforma y no genera expectativas, y por mucho que a veces nos pese, estamos en el mismo barco.
Un saludo