viernes, diciembre 22, 2006

Cuento del choco y el pulpo

Había una vez un pequeño choco que vivía en el mar. Le gustaba nadar entre las olas, bucear bajo el agua, jugar con los otros pececillos... era feliz. Un día vio a lo lejos un pulpo muy, muy, muy grande. El pulpo parecía triste. Así que el pequeño choco se acercó y dijo:

  • Hola, me llamo Choco.

  • Hola, yo me llamo Pulpo, dijo el pulpo.

  • ¿Por qué estás tan triste?, preguntó Choco.

  • Y Pulpo contestó: Estoy triste porque los otros peces no quieren jugar conmigo. Soy tan grande que tienen miedo de acercarse a mí. No tengo amigos. Me siento solo.

  • Si quieres, dijo Choco, yo puedo ser tu amigo. A mí no me das miedo.

Pulpo no dijo una palabra. Simplemente extendió sus ocho inmensas patas, abrazó a Choco, y sonrió de oreja a oreja.

1 comentario:

Nehmila dijo...

Vaya mal rollito de cuento.
¿Y cómo sigue?

Choco sintió la fuerza de los tentáculos de Pulpo alrededor de su cuerpo.
-Ser grando no es una razón para no tener amigos.
-Ya lo sé- dijo Pulpo, pero tengo que confesarte algo más.
-¿El qué?- contestó Choco con voz dulce.- No te perocupes. Sea lo que sea, seguro que lo podemos arreglar, para que mis amigos sean también tus amigos.
Pulpo sonrió, mostando su enormne boca.
- Es que.. me como a mis amigos-- LAs últimas palabras de Pulpo llegaron a choco acompañado de su aliento fétido. sintió como la presión de los tentáculos que le aprisionaban le nunblaban la vistá. Notó cómo algo húmedo y pastoso lo rodeaba, y escuchó el crac sordo de su cuerpo al romperse en la boca de Pulpo,que inidicaba el final de su vida."


Aún así.. este es mi final. Es más ugerente no poner ninguno , para que cada uno se imagine el suyo.