martes, diciembre 19, 2006

Menos porros y más Jungle

Este fin de semana estuve en Geisenheim, cerca de Frankfurt, visitando a unos amigos. Hace tiempo que vengo intentando fumar menos porros, incluso dejarlo (casi) totalmente. Igual lo que tendría que hacer es dejar de fumar costo y fumar sólo marihuana; de esta manera dejaría de meterme mierda para el cuerpo y probablemente mi hábito se reduciría drásticamente, porque con todo el trabajo que tengo ahora no me veo capaz de aguantar más de uno o a lo sumo dos canutos compartidos de buena hierba a la semana. De hecho, este fin de semana fumé bastante poco, un par de caladas el viernes en una fiesta de cumpleaños, un porro a medias con Ev el jueves por la noche antes de acostarnos...

El caso es que el sábado por la noche fuimos a una fiesta drum & bass en un garito de una ciudad algo más grande, cerca de donde viven mis amigos. La entrada costaba 5 €, la pinta de cerveza 2'5 € y las copas 3'5 € (tenías que pagar un euro más que te reembolsaban cuando devolvías el vaso). ¿Y qué tiene que ver todo esto con los porros? Pues tiene que ver, porque la fiesta no era exáctamente drum & bass, sino Jungle. El Jungle parece ser que es un d&b muy acelerado en el que sólo hay drum y bass. El garito estaba lleno de jovencit@s ( l@s más, y cuando hablo de jovencit@s me refiero a chic@s de entre 16 y 22 años) y no tan jovencit@s (como yo :-)), que se movían frenéticamente al ritmo de la música. Y utilizo esta palabra, no literariamente, porque sea apropiada dentro del contexto en que se encuentra, sino literalmente. La gente se movía (nos movíamos) frenéticamente. Algunos más que otros, eso sí, aunque en realidad no importaba mucho. La música simplemente hacía que te movieras de forma enérgica, sin descanso. Y la verdad es que me lo pasé como los indios. Y no acabé para nada cansado.

A lo largo de ese día la única droga que consumí fue un vaso de vino caliente (típico de esa zona) y un vodka con limón que me tomé nada más llegar al local. De hecho, estuvimos a punto de no ir porque Nils se encontraba algo cansado, aunque, afortunadamente, al final se animó. Pero estoy seguro de que si alguno de nosotros se hubiera hecho un porro antes de salir esa noche, o hubiéramos fumado algo durante el día, o yo habría terminado no yendo, o mi experiencia en la fiesta se habría limitado a pasar la mayor parte del tiempo apoyado en la barra bebiendo cerveza y a bailar con moderación algún que otro tema de vez en cuando.

Me he dado cuenta de que los porros me limitan. Me he dado cuenta de que los porros (a mí personalmente y en este momento, cada persona es un mundo aparte) me quitan mucha energía y me dejan bastante cansado. Y ahora mismo tengo ganas de ser productivo, de salir del curro y no quedarme tirado en casa, de hacer cosas, salir por ahí entre semana y bailar los fines de semana, seguir escribiendo y conocer gente nueva. Y a lo mejor incluso monto un grupo de música electrónica, drum & bass y jungle. Por probar.

P.S: lo que sí que voy a hacer seguro es buscar garitos de Jungle y similares por Madrid y acercarme a ver qué tal. Os contaré mis experiencias en este blog. Y si alguien quiere apuntarse, que deje un post.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

MMMmmm.. estoy un pokito perdida pero ya me hacian falta, asi que ya tienen a una apuntada. :) Suerte!!!!

La Yene

q3m0n dijo...

kike, para los garitos de drum & bass y/o jungle seguro que la gente se anima pero me temo que a lo de fumar menos no vas a tener tanto apoyo ;)

Anónimo dijo...

rebienvenidos ;)

clementine-amelie dijo...

he aquí un apoyo para no fumar hierba, para parar de matar neuronitas lentamente...; descubrí, un día cualquiera, que no podía pensar con agilidad (y ya ves, a eso me dedico). me agobiaba mucho no reaccionar con rapidez, no recordar muchas cosas, perderme parte del mundo agazapada en el sofá. creo que tomaste una gran decisión (que ni mejor ni peor, gran). espero sigas adelante.

cariños.