sábado, mayo 19, 2007

Huída hacia adelante

Hace tiempo que ya nadie
se pasa por casa.
La gente sólo viene
cuando hay grandes fiestas
o si invitamos a cenar.
Pero ya nadie me llama
y me dice
'qué hay kike, me paso
por tu casa
y nos tomamos un té
o un café'.
Ni siquiera un porro.
Hubo un tiempo en que
todos los días
cuando llegaba a casa
por la noche
siempre había gente en el salón.
Sarah, Micheal, Manuela,
y tantas otras personas
que hacían mi vida diferente.
Mucho más amena.
No tan rutinaria.
Claro que antes estaba Sergio
y Sergio daba mucho juego.
Ahora la gente del piso trabaja
y su vida social
se juega en otras canchas.
El único que a veces se pasa es Ángel,
pero él es el vecino
y vive en el cuarto.
Realmente
desde que vivo en un quinto sin ascensor
mi vida ha cambiado mucho.

2 comentarios:

Neige dijo...

Da igual dónde vivas. Yo vivo en un 2º con ascensor, y apenas veo a mis vecinos, salvo al del 1º cuando viene a preguntarme si me funciona la tele. Al vecino que usa mis cuerdas para tender su ropa ni siguiera le conozco. Sé que es un chaval, por el tipo de calzoncillos que cuelga. :)

merteuil dijo...

Lo siento...son épocas supongo