viernes, septiembre 21, 2007

El amor.

Hermanos: aspiren a los dones de Dios más excelentes. Voy a mostrarles el camino mejor de todos.
Aunque hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, no soy más que bronce que resuena o platillos que aturden. Aunque tuviera el don de profecía, penetrara todos los misterios, poseyera toda la ciencia y mi fe fuera tan grande como para cambiar de sitio las montañas, si no tengo amor, nada soy. Aunque repartiera en limosnas todos mis bienes y aunque me dejara quemar vivo, si no tengo amor, de nada me sirve.
El amor es comprensivo, el amor es servicial y no tiene envidia; el amor no es presumido ni se envanece; no es mal educado ni egoísta; no se irrita ni guarda rencor; no se alegra con la injusticia, sino que goza con la verdad. Disculpa sin límites, cree sin límites, espera sin límites, soporta sin límites.
El amor no pasará jamás.

2 comentarios:

Chus dijo...

Es curioso, cómo observando encuentras a gente que piensa o siente igual que uno mismo, nadie está solo en el universo. Me ha gustado mucho, es genial lo que has escrito.
Un saludo.Chus.

Miranda dijo...

Neige:
No es mío, realmente es una carta a los corintios que escribió san Pablo en los albores del cristianismo.
En el nuevo Testamento hay cientos de versos como estos que dan una tremenda paz y enseñan el verdadero sentido de la vida.
Lástima que entre los ateos y los jerarcas de la iglesia estas cosas queden enterradas.