martes, septiembre 04, 2007

La nueva estación

- Qué paz tan grande se respira ahora. Después de la lluvia, todo ha quedado tan tranquilo, tan pausado, tan limpio y tan sereno. Me encanta el ambiente que queda. ¿Sabes José?.
- A mi también. Este olor a tierra mojada... tan fresco. He dejado las ventanas abiertas, para que el bochorno se marche y entre este aire tan rico que ha quedado. Luego, un poco más tarde, saldré a la calle.
- Llévate algo de manga, que en este tiempo, se pasa del airecito al frío en un momento.
- No te preocupes que eso haré.
- Esta tormenta me ha librado de regar hoy en el patio, pero tengo que salir a limpiar todas las hojas que han volado, no sea que se atasque el sumidero y nos llegue el agua hasta aquí.
- No exageres mujer, que no es para tanto, en fin, tu haz lo que quieras.
- Sí, porque si no tuviera yo cuidado del patio, estaría totalmente salvaje.
- Tu fuiste la que te empeñaste en tantas plantas y flores, ya te dije que darían mucho trabajo.
- Bueno, pero así también me entretengo.
- Entonces no te quejes que sarna con gusto no pica. Ahora salimos los dos y en un momento lo limpiamos.

************************

- Ves como no es para tanto. Cuatro hojillas por aquí tiradas y poco más. Ten cuidado no vayas a resbalar que la piedra está muy mojada.
- No resbalo, por la cuenta que me trae.
- Bueno, bueno, luego no digas que no te he advertido. Es que esas zapatillas de andar por casa no son para salir al patio y menos después de la lluvia.
- Pues son muy cómodas y no creas, que la suela de goma no resbala nada. Además, como tengo los pies últimamente, no me puedo poner otra cosa. Anda, vete a dar el paseo antes que se haga más tarde, ya recojo yo estas cosas.
- Vale, me marcho entonces, que luego se va el poco sol que ha quedado y hay que salir pitando.
- No te olvides de llevarte una chaqueta.
- Que no me olvido, mujer. Hasta luego.

************************

- Qué rica está la sopa de ajo. Hoy con la tormenta, el fresquito y tu que has hecho esta sopita, que además se apetece, bien parece que el verano se ha acabado.
- Es que estamos a tres de septiembre, y después de este agosto tan poco veraniego que hemos tenido, el otoño se ha adelantado. ¿Se nota que la gente ha terminado ya las vacaciones?
- Pues sí. He subido hasta el centro y la verdad es que se nota el movimiento de coches, las prisas. Ah y los estudiantes, que ya están aquí para los exámenes de septiembre. Hay universitarios por todos lados.
- Bueno, estas son las cosas que dan vida a la ciudad, que se pasa el verano medio muerta.
- En eso mujer, tienes razón. Por cierto, ¿qué ponen hoy en la tele?
- Pues basura, como siempre. ¿No lo has visto en el periódico?, entre reposiciones de series pasadas de moda, concursos horteras y películas baratas, no hay nada de nada. Y luego están los anuncios, vamos, que ponen quince minutos de película y veinticinco de publicidad.
- ¡Es lo que más asco me da! No se puede ver nada decente. Bueno siempre nos queda ver algo que tengamos grabado.
- Hoy, no tengo yo muchas ganas de ver nada en la tele.
- Pues mejor, así nos acostamos tempranito, que esta noche, seguro que hace fresquito y vamos a dormir muy bien.

************************

- Hasta mañana amor.
- Hasta mañana cielo.

3 / septiembre / 2007
v.m.j.a.

1 comentario:

kike dijo...

qué fácil

un saludo